Preliminares

Del cristiano

¿Quién es cristiano? Cristiano es el que, por la gracia de Dios, estando bautizado, cree y profesa la doctrina de Jesucristo.

¿Qué quiere decir la palabra cristiano? La palabra cristiano quiere decir discípulo de Jesucristo.

¿Por qué decís por la gracia de Dios? Porque la dignidad de cristiano es un don sobrenatural que Dios concede por pura bondad, sin que nadie tenga a él derecho alguno. “Por la gracia de Dios soy lo que soy” ( Cor., xv, 10)

¿Por qué decís estando bautizado? Porque el bautismo es el que confiere al hombre la dignidad de cristiano.

Dignidad del cristiano

¿Qué señal imprime el bautismo en el alma? Una señal espiritual o carácter indeleble, que es como el sello de Jesucristo, y el signo de la eminente dignidad del bautizado, que para siempre queda consagrado a Dios. “Vosotros habéis recibido la unción del Espíritu Santo… Mantened en vosotros la unción divina que de él recibisteis” (Juan, II, 20, 27)

¿Qué bienes comunica el bautismo al cristiano? Le comunica los bienes sobrenaturales más preciosos: la gra­cia santificante, las virtudes infusas y los dones del Espíritu Santo. “Vosotros sois el linaje escogido, una clase de sacerdotes reyes, gente santa” ( Pedro, II, 9)

¿Qué títulos gloriosos acompañan a la posesión de estos bienes? 1° El título de hijo adoptivo de Dios Padre. “Habéis recibido el espíritu de adopción de hijos en virtud del cual clamamos: Abba, esto es, Oh! Padre mío” (Rom., VIII, 15) .– “Mirad qué tierno amor hacia nosotros ha tenido el padre, queriendo que nos llamemos hijos de Dios y lo seamos en efecto” (Juan, III, 1) 2° El de hermano, miembro y coheredero del Hijo. “No se desdeña de llamarlos hermanos” (Hebr., II, 11) .- “¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo nuestra cabeza?” (I Cor., VI, 15) .- “Siendo hijos, somos también herederos: herederos de Dios, y coherederos con Jesucristo?” (Rom., VIII, 17) 3° El de templo vivo del Espíritu Santo. “¿No sabéis vosotros que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?” (1 Cor., III,16).

Deberes del cristiano

¿Qué obligaciones nos impone nuestra dignidad de cristiano? La dignidad de cristiano nos impone obligaciones para con Dios y para con nosotros mismos.

¿Qué obligaciones nos impone para con Dios? Nos obliga para con las tres divinas personas de la Santísima Trinidad. Para con el Padre nos obliga: 1° a amarle con amor filial; y 2° a guardar fielmente sus mandamientos. “Todo aquel que nació de Dios no hace pecado (I Juan,III,9) . – El amor de Dios consiste en que observemos sus mandamientos” (I Juan, V, 3) Para con el Hijo nos obliga: 1° a creer su doctrina; 2° a imitar sus virtudes; y 3° a confesarle aun a costa de la vida. “Quien no da crédito al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre su cabeza (Juan, 111, 86) . – Sed imitadores míos, así como yo lo soy de Cristo (I Cor., Xl, l) . – A quien me negar e delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre (Mat., X, 33) Para con el Espíritu Santo nos obliga: 1º a respetar su presencia en nosotros; y 2º a ser fieles a sus inspiraciones. “Si alguno profanare el templo de Dios, perder le ha Dios a él. Porque el templo de Dios, que sois vosotros, santo es” (Cor, III, 17) .- “No apaguéis el Espíritu de Dios” (Tesal., V, 19)

¿Qué obligaciones para con nosotros mismos nos impone nuestra dignidad de cristiano? Nos obliga: 1° a vencer nuestras malas inclinaciones; y 2° a adquirir las virtudes de Jesucristo, lo que la Sagrada Escritura llama despojarse del hombre viejo y revestirse del nuevo. “Desnudaos del hombre viejo con sus acciones” (Col., III, 9) . – “Revestios del hombre nuevo que ha sido criado conforme a la imagen de Dios en justicia y santidad verdadera” (Ele. IV, 24).

De la señal del cristiano

¿Cuál es la insignia o señal del cristiano? La insignia o señal del cristiano es la santa Cruz.

¿Por qué la señal de la santa Cruz es la señal del cristiano? Porque recuerda al cristiano su dignidad, sus títulos gloriosos y sus deberes.

¿De qué manera recuerda al cristiano su dignidad la señal de la santa Cruz? Recordándole que sobre la Cruz, con el precio de la sangre y de la muerte de Jesucristo, fue rescatado de la esclavitud del demonio, y regenerado a la vida sobrenatural.

¿De qué manera la señal de la santa Cruz recuerda al cristiano sus títulos gloriosos? Por la invocación de las tres divinas personas cuyos nombres pronuncia: del Padre, de quien es hijo adoptivo; del Hijo, de quien es coheredero; y del Espíritu Santo, de quien es templo vivo.

¿De qué manera recuerda al cristiano sus deberes la señal de la santa Cruz? Recordándole que debe seguir las huellas de Jesús crucificado, del cual es discípulo.

¿No se puede también considerar como un símbolo la señal de la santa Cruz? Si pues nos recuerda los principales misterios de nuestra santa religión, que son la base y como el resumen del dogma cristiano, a saber: la Santísima Trinidad, la Encarnación y la Redención.

¿Qué virtud tiene la señal de la santa Cruz? La señal de la santa Cruz tiene la virtud de ahuyentar al demonio, disipar las tentaciones y atraernos las bendiciones de Dios.

¿Con qué sentimientos debe hacerse la señal de la santa Cruz? Con vivos sentimientos de fe, agradecimiento y amor.

¿Cuándo se debe usar la señal de la santa Cruz? A menudo, pero especialmente, al levantarse Y al acostarse, al entrar en casa y al salir de ella, antes y después de las comidas, al principio y al fin de las principales acciones, y en los peligros y tentaciones.

De la Doctrina Cristiana y de sus fuentes

¿Qué es la Doctrina Cristiana? La Doctrina Cristiana es la doctrina que Jesucristo nos ha enseñado.

¿Es divina la Doctrina Cristiana? La Doctrina Cristiana es divina, porque Jesucristo, su autor, es Hijo de Dios. “Éste es mi Hijo carísimo: escuchadle a Él” (Marc,. IX, 6) . – “La doctrina que habéis oído no es solamente mía, sino del Padre, que me ha enviado” (Juan,. XIV, 24)

¿Qué contiene la Doctrina Cristiana? La Doctrina Cristiana contiene toda la revelación divina.

Revelación divina

¿Qué es la revelación divina? La revelación divina es la manifestación extraordinaria que Dios ha hecho a los hombres de lo que deben saber, creer y practicar. “No traen su origen las profecías de la voluntad de los hombres, sino que los varones santos de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (Pedro,. I, 21)

¿Es posible esta manifestación? Seguramente: pues no se puede negar la posibilidad de la revelación sin negar también la sabiduría y el poder de Dios: su sabiduría, suponiendo que no tiene nada que enseñarnos; y su poder, negándole una facultad que al hombre mismo posee.

¿Existe la revelación divina? El hecho de la revelación divina, atestiguado por la creencia de todos los pueblos, está consignado en los Libros Sagrados y demostrado por las pruebas más convincentes.

¿Debemos creer lo que Dios ha revelado? Sí: desde luego que Dios ha hablado debemos creer su palabra, porque es la misma verdad. “La verdad del Señor permanece eternamente” (Salmo, CXVI, 2) . – “Todo aquel que pertenece a la verdad, escucha mi voz” (Juan,. XVIII, 37)

¿Cuáles son los errores contra la revelación? 1º El racionalismo, el deísmo, el naturalismo y todos los falsos sistemas que rechazan la posibilidad y la existencia de la revelación; 2º el protestantismo y todas las herejías que niegan alguna de las verdades reveladas.

¿Cuál es el principio de esos errores? La rebelión criminal de. la razón contra la enseñanza divina; rebelión que se quiere justificar por el pretendido derecho del libre examen, es decir, el derecho de someter todo al juicio propio.

¿Cuántos periodos se distinguen en la revelación? Tres: 1º la revelación primitiva, que promete el Redentor a los patriarcas; 2º la revelación mosaica, que prepara su venida por medio de figuras y lo vaticina con profecías; y 3° la revelación evangélica, que lo da al mundo con sus ejemplos y su doctrina. “Dios, que en otro tiempo habló a nuestros padres por. los profetas, nos ha hablado últimamente en estos días, por medio de su Hijo Jesucristo” (Hebr,. I, 1, 2)

¿Dónde está contenida la revelación? En la Sagrada Escritura y en la Tradición.

La Sagrada Escritura

¿Qué es la Sagrada Escritura? La Sagrada Escritura es la palabra de Dios escrita por inspiración a del Espíritu Santo. “Toda escritura inspirada de Dios es propia, para enseñar, para con­vencer, para corregir a los pecadores, para dirigir a los buenos en la justicia o virtud “ (II, Tim,. III, 16)

¿Qué nombre se da ordinariamente a la Sagrada Escritura? El de Biblia, es decir, el Libro por excelencia.

¿Cómo se divide la Sagrada Escritura? En dos partes principales, llamadas Antiguo y Nuevo Testamento.

¿Por qué la Sagrada Escritura se llama Testamento? La Sagrada Escritura se llama Testamento a, porque es la alianza de Dios con los hombres, alianza, que no ha sido válida sino por la muerte del Testador.

¿Cuántos libros contiene la Sagrada Escritura? La Sagrada Escritura contiene setenta y dos libros de los cuales cuarenta y cinco pertenecen al Antiguo Testamento y veintisiete al Nuevo.

Antiguo Testamento

¿Qué es Antiguo Testamento? Antiguo Testamento es la, Alianza que Dios hizo con los Israelitas, y que duró hasta Jesucristo.

¿Cómo pueden dividirse los libros del Antiguo Testamento? Los libros del Antiguo Testamento pueden dividirse en tres clases: 1ª libros históricos; 2ª libros morales; 3ª libros proféticos.

¿Cuáles son los libros históricos del Antiguo Testamento? Los libros históricos del Antiguo Testamento son los cinco libros de Moisés, o Pentateuco, a saber: el Génesis, el Éxodo, el Levítico, los Números, y el Deuteronomio; el libro de Josué, el de los Jueces, el de Ruth, los cuatro de los Reyes, los dos de los Paralipómenos, los dos de Esdras, el de Tobías, el de Judit, el de Ester, el de Job, y los dos de los Macabeos.

¿Cuáles son los libros morales del Antiguo Testamento? Los libros morales del Antiguo Tes1amento son los Salmos, los Proverbios, el Eclesiastés, el Cantar de los Cantares, la Sabiduría y el Eclesiástico.

¿Cuáles son los libros proféticos del Antiguo Testamento? Los libros proféticos del Antiguo Testamento son: 1º los de los cuatro profetas mayores, Isaías, Jeremías (con el que va unido Baruc), Ezequiel y Daniel; y 2º los libros de los doce profetas menores: aseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, Nahún, Habacuc, Sofonías, Ageo, Zacarías y Malaquías.

Nuevo Testamento

¿Qué es Nuevo Testamento? Nuevo Testamento es la alianza que Dios ha hecho con todo el género humano por medio de su divino Hijo, y que debe durar hasta el fin de los siglos.

¿Cómo se clasifican los libros del Nuevo Testamento? Los libros del Nuevo Testamento se clasifican como los del An­tiguo, en libros históricos, morales y proféticos.

¿Cuáles son los libros históricos del Nuevo Testamento? Los libros históricos del Nuevo Testamento son los cuatro Evangelios, escritos por San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan, y los Hechos de los Apóstoles, escritos por San Lucas.

¿Cuáles son los libros morales del Nuevo Testamento? Los libros morales del Nuevo Testamento son las Epístolas de los Apóstoles, de las cuales tenemos catorce de San Pablo, una de Santiago el Menor, dos de San Pedro, tres de San Juan, y una de San Judas. Las Epístolas de San Pablo están dedicadas, una a los Romanos, dos a los Corintios, una a los Gálatas, una a los Efesios, una a los Filipenses, una a los Colosenses, dos a los Tesalonicenses, dos a su discípulo Timoteo, una a su discípulo Tito, una a Filemón, y otra a los Hebreos.

¿Cuáles son los libros proféticos del Nuevo Testamento? El libro del Apocalipsis escrito, por San Juan.

Autoridad de los Libros Sagrados

¿Qué se necesita para que un libro se considere como sagrado? Se necesita que la Iglesia lo haya reconocido como inspirado, y lo haya inscrito en el canon del catálogo de los Libros Sagrados.

¿Quién ha inspirado a los autores sagrados? El Espíritu Santo, quien, por medio de una acción sobrenatural, les ha movido la voluntad a escribir, e ilustrado la inteligencia de tal manera que no han escrito sino lo que Dios ha querido, y como Él lo ha querido; de modo que Dios es la causa principal e inmediata de la Sagrada Escritura, y el escritor sagrado, solamente la causa instrumental activa.

¿Se diferencia la inspiración de la revelación? Sí: porque, 1º no todo lo que ha sido inspirado en los Libros Sagrados ha sido revelado, pues entre las cosas en ellos escritas, las hay que los escritores sagrados conocían ya; 2º porque no todo lo que ha sido revelado ha sido inspirado; pues en la Tradición hay verdades que no están contenidas en la Sagrada Escritura.

¿Cómo sabemos que los Libros Sagrados han sido escritos por inspiración de Dios? Lo sabemos por la enseñanza de la Iglesia, cuya autoridad es infalible. “Si alguno no recibe como santos y canónicos todos los libros de la Sagrada Escritura, en todas sus partes, tales como han sido enumerados por el Concilio de Trento, y niega que sean divinamente inspirados: sea anatema” .

¿Puede probar la razón la autoridad histórica de los Libros Santos? Sí, Y con mayor fuerza de razones que si se tratara de un libro histórico cualquiera. Ella prueba, en efecto, 1° que los Libros Santos son auténticos, es decir, que son del autor o de la época que se les atribuye; 2º que son íntegros, es decir, que han llegado hasta nosotros sin ninguna alteración esencial; 3º que son verídicos, es decir, que sus autores no han sido engañados ni quieren engañar. De donde deduce la razón, 1º que no se puede dudar de la certeza histórica de los Libros Santos; 2º que, probando estos libros, por el relato de gran número de milagros y profecías, el hecho de la revelación divina, ésta se impone a nuestra creencia. “Con el fin de que el homenaje de nuestra fe estuviera en conformidad con la razón, quiso Dios añadir a los auxilios interiores del Espíritu Santo las pruebas exteriores de su revelación, a saber: los hechos divinos y sobre todo los milagros y las profecías. Como estos hechos prueban claramente la omnipotencia divina y la ciencia infinita de Dios, son signos certísimos de la revelación divina, y apropiados a la inteligencia de todos”.

La Tradición

¿Es la Sagrada Escritura ]a única fuente de la Doctrina Cristiana? No: hay otra fuente aún que es la Tradición.

¿Qué es la Tradición? La Tradición es la palabra de Dios no escrita en la Biblia, pero transmitida por la enseñanza de los Apóstoles, y llegada como de mano en mano hasta nosotros. “Mantened las tradiciones o doctrina que habéis aprendido, ora por medio de la predicaci6n, ora por carta nuestra” (Tesal,. II, 14)

¿Podríais citarme algunas verdades que nos han sido transmitidas por la Tradición y de las cuales no habla el texto sagrado? Sí: por ejemplo, la inspiración de los libros del Antiguo y del Nuevo Testamento, la virtud de la señal de la santa Cruz, la determinación del número preciso de sacramentos, el bautismo de los niños, la validez del bautismo entre los herejes, la substitución del sábado por el domingo, la Asunción de la Santísima Virgen, etc.

¿En dónde se contienen las enseñanzas de la Tradición? En los decretos de los concilios, en las actas de la Santa Sede, en los libros litúrgicos, en las obras del arte cristiano, y en los escritos de los Padres y Doctores de la Iglesia.

¿Quiénes se llaman Padres de la Iglesia? Los escritores eclesiásticos que la Iglesia ha reconocido como testigos y representantes de la doctrina católica, y que vivieron durante los doce primeros siglos, es decir, desde los Apóstoles hasta San Bernardo, llamado el último de los Padres de la Iglesia.

¿Cuáles son los principales Padres de la Iglesia? De la Iglesia griega, San Atanasio, patriarca de Alejandría (296-373); San Basilio, arzobispo de Cesárea (329-379); San Gregorio, obispo de Nacianzo (329-389); San Juan Crisóstomo, arzobispo de Constantinopla (347-407). De la Iglesia latina, San Ambrosio, arzobispo de Milán (340­-397); San Jerónimo, sacerdote (346-420); San Agustín, obispo de Hipona (358-430); y San Gregorio Magno, Papa (543-604).

¿A quiénes se da el nombre de Doctores de la Iglesia? A los hombres eminentes en santidad y doctrina a quienes la Iglesia ha concedido públicamente este titulo.

¿Cuáles son los Doctores de la Iglesia? A los Padres ya mencionados, ‘llamados Doctores mayores, hay que añadir los siguientes: San León Magno, Papa (-461); San Pedro Crisólogo, arzobispo de Rávena (-452); San Isidoro, arzobispo de Sevilla (570-636); San Anselmo, arzobispo de Cantorbery (1033-1109); Santo Tomás de Aquino, religioso dominico (1225-1274); San Buenaventura, religioso franciscano, obispo de Albano (1221-1274); San Pedro Damiano, obispo de Ostia (988-1072); San Bernardo, abad de Claraval (1091-1153); San Hilario, obispo de Poitiers (-367) ; San Alfonso de Ligorio, obispo de Santa Águeda de los Godos (1696-1187); San Francisco de Sales, obispo de Ginebra (1567-1622); San Cirito, patriarca de Jerusalén (315-386); San Cirilo, patriarca de Alejandría (376-444); y San Juan Damasceno (676-754).

¿Tiene la Tradición la misma autoridad que la Sagrada Escritura? Sí: tiene la misma autoridad, porque es igualmente la palabra de Dios. “La revelación divina, según la fe de la Iglesia universal, declarada por el santo Concilio de Trento, está contenida en los Libros Sagrados y en las tradiciones no escritas”.

¿A quién pertenece el derecho de interpretar la Sagrada Escritura y la Tradición? A la autoridad infalible de la Iglesia, depositaria de la verdad revelada. “Es la Iglesia del Dios vivo, columna y apoyo de la verdad” (Tim,. III, 15).

Excelencia de la Doctrina Cristiana

¿Aventaja a todas las otras ciencias, la Doctrina Cristiana o ciencia de la religión? Si porque es la ciencia más cierta, más bella, más consoladora, más necesaria y más fácil.

¿Por qué la ciencia de la religión es la más cierta? Porque tiene por fundamento la palabra de Dios que es la verdad misma. “El cielo y la tierra, pasarán; pero mis palabras no pasarán” (Marc,. XIII, 31)

¿Por qué la ciencia de la religión es la más bella? Porque tiene por objeto lo más digno dé nuestra admiración: Dios y sus perfecciones infinitas, la obra maravillosa de nuestra redención, el alma humana y su destino glorioso. “Aplica tu corazón a mis instrucciones; las cuales te serán dulces y amables en depositándolas en tu pecho” (Prov,. XXII, 17, 18)

¿Por qué la ciencia de la religión es la más consoladora? Porque es la sola que pone remedio eficaz al mal moral, es decir, al pecado, y la que da al hombre fuerza y resignación en las pruebas. “Propuse, pues, traerme la sabiduría para que viviera en compañía mía, sabiendo que comunicará conmigo sus bienes, y será el consuelo mío en mis cuidados y penas” (Sab,. VIII, 9) . – “Ella me consoló en medio de mi humillaci6n; y tu palabra me dio la vida” (Salmo CXVIII, 50)

¿Por qué la ciencia de la religión es la más necesaria? Porque es la que nos enseña nuestro futuro destino; nuestros deberes para con Dios, para con el prójimo y para con nosotros, mismos. “Una sola cosa es necesaria” (Luc,. X, 42) . – 6 De qué le sirve al hombre el ganar todo el mundo, sí pierde su alma? (Mat,. XVI, 26)

¿Por qué la ciencia de la religión es la más fácil? Porque la Iglesia nos la presenta en fórmulas claras, breves y precisas, cuya inteligencia da la gracia de Dios a los hombres de buena voluntad. “La sabiduría se deja ver fácilmente de los que la aman, y hallar de los que la buscan” (Sab,. VI, 13).

Estudio de la Doctrina Cristiana-Obligación de este estudio

¿Hay obligación de estudiar la Doctrina Cristiana? Si, porque Dios nos ha obligado a ello con un precepto formal. “¡Oh Israel! Escucha los ritos y las leyes que yo te enseño. Estos, mandamientos que yo te doy en este día estarán empapados. en tu corazón, y los enseñarás a tus hijos, y en ellos medítalas sentado en tu casa, y andando de viaje, y al acostar te y al levantarte” (Deut,. IV, 1- VI, 6)

¿Por qué en nuestros días es más necesario este estudio? Porque son muchos los errores que, en materia de religión, se extienden ahora por todas partes. “Vendrá tiempo en que los hombres no podrán sufrir la sana doctrina,… cerrarán sus oídos a la verdad y los abrirán a las fábulas. Pero tú, vigila, y soporta las aflicciones de tu ministerio” (Tim., IV, 3-5)

¿Es un gran mal la ignorancia religiosa? Sí: la ignorancia religiosa es un gran mal; porque es causa de un número infinito de desórdenes y males que afligen a los individuos y a las sociedades, y conduce por fin a la condenación eterna. “Desdichado es quien desecha la sabiduría y la instrucción, y vana es tu esperanza, sin fruto sus trabajos, e inútiles sus obras” (Sap., III, 11)

¿A qué edad se ha de empezar el estudio de la Doctrina Cristiana? Desde infancia: 1º porque los niños, desde el momento en que hagan uso de la razón, están obligados a amar y servir a Dios. “Bueno es para el hombre el haber llevado el yugo del Señor desde su mocedad” (Trenos., III, 4) 2º Porque su alma sencilla y cándida, está naturalmente dis­puesta a recibir enseñanza religiosa. “Pedían pan los parvulitos” (Trenos., IV, 4) 3º Porque las impresiones y los hábitos de la primera edad se borran difícilmente rante la vida. “La senda por la cual comenzó el joven a andar desde el principio, esa misma seguirá también cuando viejo” (Prov., XXII, 6)

¿Se está dispensado de este estudio en alguna época de la vida? No: sino que, como los sabios de este mundo, que trabajan. sin cesar en adquirir nuevos conocimientos, debemos, y con mucho mayor razón que ellos, durante toda nuestra vida, hacer por adelantar en la ciencia de Dios. “Cuán amable me es tu ley, oh Señor! Todo el día es materia de m meditación” (Salmo CXVIII, 97)

¿Los maestros cristianos están más especialmente obligados a estudiar la doctrina cristiana? Sí: pues de la misma manera qué los padres de familia cuyas veces hacen, están obligados a inculcar en las almas de sus alum­nos la fe cristiana. Cuanto más instruidos estén en la ciencia de la religión, tanto más útiles cooperadores serán de los ministros de la Iglesia. “Los que hubieren sido sabios brillarán como la luz del firmamento; y como estrellas por toda la eternidad aquellas que hubieren enseñado a muchos la justicia o la virtud” (Dan., XII, 3).

Disposiciones que requiere este estudio

¿Con qué disposiciones se debe estudiar la doctrina cristiana? Con grande amor a la sabiduría, humildad de espíritu, pureza de corazón, fidelidad y oración.

¿Por qué es necesario el amor a la sabiduría? Porque el amor a la sabiduría, es decir a la verdad y al bien, es necesario para que nos apliquemos a aprender un ciencia contra la cual se rebela la naturaleza corrompida por pecado. “El principio de la sabiduría es un deseo sincerísimo de la instrucción” (Sap., VI, 18) . – “Dijo en su corazón el insensato: No hay Dios” (Salmo XIII, 1)

¿Por qué es necesaria la humildad dé espíritu? Porque la humildad abre la inteligencia a los resplandores de la fe, e inclina la voluntad a aceptar con sumisión las verdades que sobrepujan a nuestro entendimiento. “Yo te glorifico, Padre mío, porque has tenido encubiertas estas cosas a los sabios y prudentes del siglo, y las has revelado a los pequeñuelos” (Mat., XI, 25)

¿Por qué es necesaria la pureza de corazón? Porque la pureza de corazón nos pone en comunicación con el Espíritu Santo, que es Espíritu de verdad. “Bienaventurados los que tienen puro su corazón (Mat., V, 8) .- “Quien obra mal aborrece la luz” (Juan., III, 20)

¿Por qué es necesaria la fidelidad? 1º Porque Dios da la inteligencia de su ley a los que la guardan. “He comprendido más que los ancianos; porque he ido investigando tus preceptos” (Salmo CXVIII, 100) 2º Porque el abandono del servicio de Dios conduce a la incredulidad. “Errados van los que obran el mal” (Prov., XIV, 22)

¿Por qué es necesaria la oración? Porque la oración nos atrae al Espíritu Santo, fuente de toda luz. “Acercaos a Dios, y os iluminará” (Salmo XXXIII, 6) .- “Invoqué del Señor el espíritu de sabiduría, y se me dio” (Sap., VII, 7).

El catecismo

¿Cuál es la manera más popular de enseñar la Doctrina Cristiana? El catecismo.

¿Qué es el catecismo? Una instrucción familiar por medio de preguntas y respuestas sobre la doctrina cristiana..

¿No se emplea también la palabra catecismo en otro sentido? Sí: esta palabra designa también el libro que contiene en compendio la doctrina cristiana.

¿Qué importancia da la Iglesia a la enseñanza catequística? La mayor, pues impone a sus ministros la obligación de enseñar la doctrina, y concede indulgencias tanto a los que la enseñan como a los que la escuchan o estudian. “¡Oh cuán hermosos son los pies de aquel que sobre los montes anuncia y predica la paz, de aquel que anuncia la buena nueva, de aquel que pregona la salud, y dice a Sión : Reinará el Dios tuyo y tú con él” (Isaías LII, 7).

División de la Doctrina Cristiana

¿En cúantas partes se divide la Doctrina Cristiana? En tres, que son: Dogma, Moral y Culto.

¿Qué comprende el Dogma? El Dogma comprende todas las verdades que debemos creer.

¿En dónde están contenidas estas verdades? Estas verdades están contenidas de una manera compendiada en el Símbolo de los Apóstoles.

¿Qué comprende la Moral? La Moral comprende todos los deberes que tenemos que cumplir.

¿Dónde están contenidos estos deberes? En los mandamientos de Dios y de la Iglesia.

¿Qué comprendé el Culto? El Culto comprende los medios que nos ha dado Jesucristo para honrar a Dios y santificarnos.

¿Cúales son estos medios? La oración y los sacramentos, y especialmente el santo sacrificio de la Misa, que son los canales ordinarios de la divina gracia. Estas tres cosas, el Dogma, la Moral y el Quito, las resume Nuestro Señor en estas palabras: “Yo soy la verdad, el camino y la vida” (Juan XIV, 6) Es la verdad qué debemos creer, el camino que debemos seguir, y la vida de que debemos vivir.

RESÚMEN

Del cristiano.- Es cristiano el hombre bautizado que, por la gracia de Dios, cree y profesa la doctrina de Jesucristo. El bautismo eleva al hombre a una dignidad eminente, comunicándole los bienes espirituales más excelentes y los títulos más gloriosos. La dignidad de cristiano nos obliga: 1º para con el Padre, a un amor filial y a la exacta observancia de sus mandamientos; 2º para con el Hijo, a creer en su doctrina, a imitar sus virtudes a confesarle, aun con peligro de la vida; 3º para con el Espíritu Santo, a respetar su presencia en nosotros y a ser fieles a sus inspiraciones; 4º para con nosotros mismos, a despojarnos del hombre viejo y a revestirnos del nuevo. La señal de la santa cruz es la señal del cristiano, y le recuerda su dignidad, sus títulos gloriosos y sus deberes. Se la puede considerar como un compendio del Símbolo, porque al hacerla señal de la cruz confiesa uno su fe en los tres misterios que son la base y fundamento de la religión cristiana. Conviene santiguarse a menudo, especialmente al principio y al fin de nuestras principales acciones, con vivos sentimientos de fe, agradecimiento y amor.

De la Doctrina Cristiana.- La Doctrina Cristiana es la doctrina que Jesucristo nos ha enseñado. Esta doctrina es divina y contiene toda la revelación. La revelación es la manifestación extraordinaria que Dios ha hecho a los hombres de lo que deben conocer, creer y practicar. Negar la posibilidad de esta manifestación es negar la infinita sabiduría y omnipotencia de Dios; a parte de que el hecho de la revelación está consignado en los Libros Santos, atestiguado por la fe de todos los pueblos, y demostrado con las pruebas más convincentes. Debemos creer lo que Dios ha revelado, porque es la misma verdad. La revelación se divide: 1º en revelación primitiva, que promete el Redentor a los patriarcas; 2º en revelación mosaica, que lo prepara y lo anuncia; y 3° en revelación cristiana que lo da al mundo. La revelación está contenida en la Sagrada Escritura yen la Tradición. La Biblia, o Sagrada Escritura, es la palabra de Dios escrita por inspiración del Espíritu Santo, y se divide en Antiguo y Nuevo Testamento. El Antiguo Testamento consta de cuarenta y cinco libros, y el Nuevo de veintisiete, los cuales se clasifican en libros históricos, morales y proféticos. Un libro debe ser tenido por Sagrado cuando la Iglesia lo ha reconocido como inspirado y lo ha inscrito en el canon o catálogo de los Libros Sagrados. La razón misma prueba la certeza histórica de los Libros Sagrados, probando su autenticidad, integridad y veracidad, deduciendo de ahí la certeza del hecho de la revelación. La Tradición es la palabra de Dios no escrita en la Biblia, y transmitida de viva voz por los Apóstolos y sus sucesores hasta nosotros. Las enseñanzas de la Tradición están contenidas en los decretos de los concilios, en las actas de la Santa Sede, en los libros litúrgicos, en las obras del arte cristiano, y en los escritos de los Padres y Doctores de la Iglesia. La Tradición tiene la misma autoridad que la Sagrada Escritura, porque es igualmente la palabra de Dios. El derecho de interpretar la Sagrada Escritura y la Tradición pertenece a la autoridad infalible de la Iglesia.

Excelencia de la Doctrina Cristiana.- La doctrina cristiana aventaja a todas las otras ciencias por ser la más cierta, la más bella, la más consoladora, la más necesaria y las más fácil.

Estudio de la Doctrina Cristiana.- Hay obligación de estudiar la ciencia de la religión desde la, más temprana edad de continuar dicho estudio en todas las épocas de la vida. Tal estudio se ha de hacer con grande amor a la sabiduría, humildad de espíritu, pureza de corazón, fidelidad y oración. El catecismo consiste en una instrucción familiar por preguntas y respuestas, y es el modo ordinario de enseñar la doctrina cristiana. La Iglesia ha dado siempre grandísima importancia a la enseñanza del catecismo.

División de la Doctrina Cristiana.- La Doctrina Cristiana se divide en tres partes: Dogma, o verdades que debemos creer; Moral, o deberes que tenemos que cumplir; y Culto, o medios que Jesucristo nos ha dado para santificarnos.